¡Que emoción!

Desde pequeños los niños deben aprender a identificar sus emociones y poder expresar sus sentimientos. Ellos sienten las mismas emociones que los adultos, se enojan, se frustran, sienten una profunda alegría, amor por sus padres y amigos, se sienten celosos de sus hermanitos o sus primos, pero todavía no identifican qué hacer con ellas o de qué manera e intensidad las expresan o simplemente no saben cómo actuar. Por esto, los Nobelitos de Pre-Kínder han comenzado a trabajar en este tema elaborando con mucha dedicación el "Pote de las emociones", que los ayudará enormemente a expresar cómo se sienten día a día. ¡Un primer gran paso para ellos!

Pero, no olvidemos que...

En esta etapa los niños se encuentran en pleno desarrollo del pensamiento y lenguaje, atraviesan un momento de egocentrismo donde creen que el mundo les pertenece.

Su cuerpo es el que habla y expresa lo que sienten a través de diversas actitudes: lloran cuando alguien los molesta, se tiran al piso cuando quieren que mamá les compre algo, le arrebatan el juguete a un niño en el colegio, entre otras. Por lo que somos nosotros los adultos quienes debemos ayudarlos a expresar de buena manera sus sentimientos y emociones. ¿Cómo? Aquí hay algunos tips.


¿Cómo ayudamos a nuestros/as niños/as a identificar sus emociones?

  1. Ayudarle a identificar cada sentimiento: “lo que estás sintiendo son celos porque cargué primero a tu hermano…”

  2. Ser empático con lo que le pasa: “entiendo que te sientas frustrado por perder en el juego…”

  3. Ponerle palabras a lo que siente: “abraza a la abuela, dile que la quieres mucho y que la extrañabas”

  4. Enseñarle que su cuerpo también puede expresar: “dale un abrazo a tu amigo, dile que te da gusto verlo”

  5. Hacerle sentir que puede vivir sus emociones acompañado: “sentiste miedo al no verme, ven te doy un abrazo, ¡aquí estoy!”.