Smaller Default Larger

Noticias del mes de noviembre.

MUESTRA EXTRAESCOLAR

Hoy, 30 de noviembre se llevará a cabo la muestra anual de talleres extraescolares del establecimiento. La presentación se llevará a cabo en el Gimnasio del colegio a partir de las 18.30 horas. Toda la comunidad educativa se encuentra cordialmente invitada para apoyar a los estudiantes y observar el fruto del trabajo realizado por los estudiantes y sus profesores durante el año.

 


 

RETIRO JUVENIL 4TO. AÑO MEDIO 2016

Cuando observamos a nuestros hijos nacer, aprender a balbucear sus primeras palabras, a caminar o andar en bicicleta, jamás nos imaginamos que los veremos un día Licenciarse de Enseñanza Media. 

Desde la perspectivas de los adolescentes, mientras avanzan de un curso a otro, llegar a 4to. Medio es una meta lejana que demorará muchos años, por lo tanto no hay que preocuparse... hasta que llega el momento en que están ahí, derramando lágrimas porque precisamente esa es su última clase, porque saben que sus queridos compañeros y amigos no estarán a diario a su lado y porque desde el Profesor más relajado hasta el más estricto habrán dejado de formar parte de su quehacer cotidiano. El uniforme, los horarios y las reglas del colegio pasan a ser un añorado recuerdo y surge, en ellos, repentinamente, la intensa idea de no querer crecer, de querer ser esos pequeñitos que, un día, fueron recibidos por su Tía en el Jardín, de ser esos niños que jugaban sin otra preocupación más que seguir jugando y ser felices.

Todas las emociones que produce ser estudiante de 4to. Medio son contradictorias, pero de una enseñanza tremenda para quien las vivencia. Sabiendo esto, el jueves 03 de noviembre, a las 20.30 hrs. nuestro establecimiento se inundó de bellos recuerdos, de palabras sentidas desde el corazón y de jóvenes que tuvieron la oportunidad de mirar hacia el pasado y recordar todo cuanto hicieron dentro de las aulas que los vieron crecer, aprender y formarse como buenas personas. Los emocionados jóvenes agudizaron todos sus sentidos e hicieron de sus últimas horas como estudiantes, un tesoro que guardarán por mucho tiempo en sus memorias. Desde el primer día de clases, las canciones que entonaban junto a sus tías de Pre-Kínder y Kínder, el patio y sus recreos llenos de juegos, amistades y buenos momentos, el gimnasio del colegio con sus competencias, actividades de aniversario, muestras a los padres, y la sala de clases que los acogió en sus últimos días como estudiantes nobelinos, lugar de aprendizaje, de encuentros y desencuentros, de planificación y de momentos inolvidables… allí, donde por última vez, su querido Profesor, dijo su nombre al pasar la lista.

Esta actividad fue un envío y una invitación: el envío a esa sociedad de la que tanto oyeron hablar y que tanto anhelaron siendo niños, y la invitación a salir a luchar por las metas y sueños que, junto a sus familias, se propusieron desde hace un tiempo… La invitación a emprender el vuelo de la vida, como buenas personas, personas responsables, perseverantes, trabajadoras, solidarias, amantes de sus raíces y tradiciones, de sus orígenes. Estos mismos deseos fueron expresados por los padres de cada alumno por medio de una sentida carta que recibieron casi finalizando el encuentro. Un emotivo momento que vivieron en la intimidad de la lectura, pero que compartieron con sus compañeros y amigos en el abrazo comprensivo y en el llanto de felicidad. Las palabras calaron hondo en los corazones de cada uno de los, aparentemente, fuertes e inconmovibles jóvenes. Pero esto no sería todo… La orden de vendarse los ojos para realizar la última parte de la actividad provocó el nerviosismo generalizado. La inseguridad de no saber con certeza dónde vamos ni con qué nos encontraremos desajusta hasta al más seguro.

En absoluto silencio 39 familias esperaban en el patio del colegio, cada cual levantaba su mano para indicar que aquel joven que aparecía era su hijo, ese pequeñito que un día llevaron de la mano y con miedo al colegio a su primer día de clases. Sin saberlo ellos, todos juntos rezaron la oración que los recibía a diario en su sala: oraron por cada uno, por sus compañeros, por sus profesores y por sus padres, a quienes encontraron tras una venda y con profunda emoción los abrazaron larga y fuertemente, dejando salir el incondicional amor que tenían guardado y que hacía mucho no demostraban. Las palabras sobraban, no había mucho que decir frente a la mirada orgullosa, comprensiva y cariñosa de la familia… frente a la caricia de una mano de madre, de padre, de tía o hermano. No había más que hacer que agradecer a Dios por los frutos de tantos años, del esfuerzo de cada familia. El Rector del establecimiento realizó una última oración, un Padre Nuestro poco usual pero hermoso, y realizó un fuerte llamado a cada joven a permitirse soñar y no cansarse de luchar. Esos mismos sueños fueron enviados al cielo en un viaje de globos blancos, con la ilusión de que regresarán hechos persona en quienes los anhelaron.

 

Mucho éxito generación 2016.

CORREO CORPORATIVO